tag: 
English French Portuguese Spanish
banner_hendel

PostHeaderIcon Ganadería sostenible: un desafío para el futuro

Actualidad Rural

thumbnails_ganaderia_sostenibleRecuperar áreas degradadas e impulsar la ganadería sostenible trae beneficios económicos, sociales y ambientales. Invertir en la recuperación de suelos degradados, además de aumentar la productividad por unidad de superficie, reduce el riesgo ambiental.

 

Entre el 16 y el 18 de marzo, se reunió en Santiago (Chile) la Comisión de Desarrollo Ganadero Para América Latina y El Caribe (CODEGALAC), organismo que depende de la Oficina Regional de la FAO para América Latina y El Caribe (FAO/RLC).

En este evento se realizó una mesa redonda sobre Perspectivas de la Ganadería en América Latina, en la cual se discutieron distintas alternativas sobre el tema y se perfilaron importantes desafíos estratégicos para el futuro.

En esta edición de Revista CPS queremos compartir con nuestros lectores las conclusiones más destacadas de esa reunión, con lo que, suponemos, aportaremos una mirada abarcadora sobre lo que puede implicar el desarrollo ganadero sostenible en nuestra zona.

ganaderia_sostenible_03_medium

 

CODEGALAC Marzo 2009
Grupo de Trabajo Centros de Investigación Suramérica
Tema: Ganadería Sostenible
Mesa Redonda sobre Perspectivas de la Ganadería en América Latina

Se espera un aumento en la producción, el consumo y las exportaciones de carne y leche de los países en desarrollo, incluyendo los países de América Latina. Así mismo, se esperan cambios en la estructura productiva y en la forma de hacer negocios en el sector pecuario, e impactos positivos sobre la economía, el comercio, la seguridad alimentaria y la reducción de la pobreza.

1. Posibles amenazas que enfrenta la ganadería de América Latina y qué hacer frente a éstas.

Riesgos económicos: La crisis económica mundial podría afectar la inversión en el sector agropecuario. Sin embargo, esta podría igualmente impulsar una mayor eficiencia productiva en el sector pecuario ya establecido a través de un uso más eficiente de los recursos disponibles, tanto en los sistemas de producción orientados a la exportación como en los enfocados al mercado interno.

Riesgos ambientales: Se prenden las alarmas sobre los posibles riesgos ambientales y la necesidad de desarrollar políticas públicas, normativas e instrumentos de inversión que estimulen la producción sostenible, la recuperación de suelos degradados y el desarrollo e implementación de opciones tecnológicas viables para la mitigación y adaptación al cambio climático.

La deforestación y la degradación de los suelos, así como la pérdida de biodiversidad, la contaminación de suelos y aguas, la producción de gases de efecto invernadero y la vulnerabilidad al cambio climático en la región, han sido asociadas con cambios en el uso de la tierra, especialmente, con la expansión de la ganadería y la producción intensiva no sostenible de granos en algunos países exportadores.

Las principales causas de estos procesos de degradación en zonas ganaderas se han relacionado con la ausencia o deficiencia de las políticas de desarrollo agropecuario, la persistencia de sistemas extensivos en algunas regiones con altas tasas de deforestación asociadas y ampliación de la frontera agrícola, la intensificación de los sistemas de producción agroindustriales con la consecuente compactación de los suelos, la disminución y contaminación del recurso hídrico, y contribución al calentamiento global por los altos niveles de producción de metano por unidad de producto en los sistemas de ganadería bovina extensiva en pastoreo.

Los procesos de deforestación y la ampliación de la frontera ganadera son más acentuados en países de la región andina y de la cuenca amazónica como Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú, Bolivia y los estados de la región amazónica en Brasil. En Centroamérica y el Caribe los procesos de degradación por ganadería extensiva afectan vastas regiones de México, Honduras, Guatemala, Cuba, República Dominicana y Haití, mientras que en países del Cono Sur como Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay se presenta la mayor presión sobre los recursos naturales por los procesos de intensificación agrícola (sojización) y la posible competencia por tierras agrícolas para la producción de biocombustibles.

Recuperar áreas degradadas e impulsar la ganadería sostenible trae beneficios económicos, sociales y ambientales. Invertir en la recuperación de suelos degradados, además de aumentar la productividad por unidad de superficie, reduce el riesgo ambiental y la vulnerabilidad de las regiones ganaderas a los efectos del cambio climático al reducirse la deforestación asociada con la expansión de la ganadería a zonas de bosque, así mismo, aumenta la producción de alimentos y el ingreso de los productores.

Existen opciones tecnológicas para recuperar suelos degradados y para la intensificación sostenible de la ganadería, sin embargo, se requieren políticas de estímulo al desarrollo sostenible, más inversión pública y privada, y programas de fortalecimiento institucional y de capacidades técnicas a nivel local.

La reducción previsible de la disponibilidad de agua en el futuro obliga también a desarrollar políticas de investigación para la adaptación al cambio climático, orientadas al desarrollo de pastos y forrajes de menores requerimientos hídricos tolerantes a la sequía, el mejoramiento de sistemas de cosecha y aprovechamiento de aguas, y al mejoramiento de los recursos genéticos con énfasis en características de adaptación.

El pago a los agricultores por servicios ambientales generados por los sistemas productivos es una opción para promover el desarrollo ganadero sostenible. Algunos ejemplos a nivel piloto en la región así lo demuestran. Sin embargo, se requieren políticas de estímulo y de inversión y, sobre todo, la articulación de políticas ambientales con las políticas de desarrollo productivo para lo cual es necesaria una mayor convergencia entre los Ministerios de Agricultura y los Ministerios de Medio Ambiente en todos los países de la región.

La dinámica de los mercados de carne y leche a nivel global y regional orienta los sistemas productivos hacia la intensificación y en este contexto se requiere avanzar en el diseño y evaluación de sistemas de producción sustentable (modelos intensivos sustentables) para diferentes agroecosistemas, con base en información técnica sobre los componentes ambientales, productivos, sanitarios, tecnológicos, de costos y mercados en las diferentes regiones.

Los procesos de ordenamiento, zonificación y planificación de la producción son fundamentales en los programas de desarrollo rural y territorial, con el fin de impulsar el desarrollo de sistemas ganaderos sustentables y, deberán apoyarse en la información generada en los estudios de escenarios y en los criterios e indicadores de sostenibilidad y productividad según el contexto socio-económico y productivo de cada región. La descentralización, la participación de comunidades y actores locales, así como el fortalecimiento institucional y de capacidades locales es un requisito para la promoción del desarrollo sostenible en la región.

2. Contribución de la producción pecuaria a la seguridad alimentaria y la reducción de la pobreza.

El sector pecuario contribuye con el 45% del Producto Interno Bruto Agrícola (PIBA) y el valor anual de la producción animal alcanza los EE.UU$79 mil millones en América Latina y el Caribe. El sector pecuario regional ha crecido durante los últimos años a una tasa anual cercana al 4%, muy superior a la tasa promedio de crecimiento global del 2.1%.

Se estima que más del 60% del total de la producción de carne y leche de América Latina proviene de sistemas de pequeños productores y que la agricultura familiar, incluyendo la producción de especies menores de traspatio (aves, cerdos, conejos, cuyes, cabras y ovejas), contribuye significativamente a la seguridad alimentaria y a los medios de vida de las comunidades rurales más vulnerables.

Es necesario fortalecer el acceso de los pequeños productores a la información, el conocimiento, la tecnología y los mercados. Políticas públicas específicas para este propósito y alianzas público privadas son esenciales en la mayoría de los países de la región para ampliar la participación de los pequeños productores en los mercados de productos pecuarios.

3. Desafíos estratégicos

La falta entendimiento por muchos actores sobre la naturaleza y dimensión del impacto económico, social y ambiental que implica la degradación de los recursos y el desconocimiento sobre los beneficios de invertir en el manejo sostenible de sistemas productivos, son factores determinantes a tener en cuenta.

La visión de corto plazo impide dar mayor prioridad a los temas de producción sustentable incluyendo el manejoambiental en paisajes productivos y, la aparente dificultad de lograr un impacto en el corto plazo puede desestimularla aplicación de algunas políticas agroambientales.

La relación entre los niveles de ingresos y el deterioro del medio ambiente debe examinarse con prioridad. Laspoblaciones rurales más vulnerables a nivel socio- económico generalmente son desplazadas a las zonas productivasmarginales y con altos niveles de degradación ambiental. Políticas e instrumentos para promover el manejo ambiental en zonas de pequeños productores pueden tener un gran impacto social, económico y ambiental. Unamayor normatividad y mejor control parece necesario en zonas de producción intensiva agroindustrial.

a) Se requieren urgentemente políticas públicas para promover el desarrollo ganadero sostenible, incluyendo, lamitigación y adaptación al cambio climático en regiones ganaderas.

  • Instrumentos regulatorios o normativos sobre uso y manejo de recursos (suelos, agua, biodiversidad)
  • Políticas que estimulen cambio tecnológico en el sector productivo y agroindustrial (investigación, innovación,transferencia). Desarrollo de servicios de apoyo a la producción sostenible.
  • Políticas de tierras, ordenamiento y planificación de paisajes productivos
  • Políticas de inversión y estímulo al desarrollo sostenible (políticas fiscales, políticas de precios, políticas de crédito,etc.)
  • Políticas que estimulen la gestión productiva y ambiental en forma integral (sistemas de certificación socio-productiva ambiental)

b) Para enfrentar los nuevos retos del sector pecuario se requiere un enfoque intersectorial y multidisciplinario, para lo cual es necesario una mayor articulación entre los Ministerios de Agricultura, Medio Ambiente, Comercio, Economía, Energía y Desarrollo.

c) La sostenibilidad implica visión de largo plazo y políticas de Estado.

d) Es prioritario invertir en desarrollo institucional y fortalecimiento de capacidades a nivel central, provincial y local.Desarrollo de organizaciones a nivel regional y local (arreglos institucionales, cluster, alianzas público-privadas).

e) El principio de intervención de los gobiernos debe privilegiar la necesidad de proteger y estimular bienes públicos,evitar las distorsiones de mercados, evitar incentivos nocivos que promuevan el uso ineficiente de los recursos,minimizar las externalidades negativas (i.e degradación y contaminación), maximizar las externalidades positivas (i.e servicios ambientales), y estimular procesos incluyentes y participativos.

Compartir este Artículo en:

 
Biogenómica Nutricional
banner-kws
Últimos Comentarios
RSS
argentino.com.ar estamos en

Empresas en Argentina

Directorio Web

de Argentina

Guia Argentina

Anuncios

Círculo Amigos Todoar