tag: 
English French Portuguese Spanish
banner_hendel

PostHeaderIcon Lácteos Saludables a Través de la Alimentación del Vacuno

Actualidad Rural

leche_2El consumo de lácteos con alto contenido de compuestos anticancerígenos, contribuiría a reducir los costos estatales en prevención de la salud pública.

Resulta posible modificar en forma natural la composición en ácidos grasos (AG) de la grasa láctea o butirosa (GB) a través de la alimentación de la vaca. Ello permite incrementar la concentración de ácidos grasos protectores de la función cardiovascular y con efectos anticáncer.

El consumo de lácteos con alto contenido de compuestos anticancerígenos, contribuiría a reducir los costos estatales en prevención de la salud pública.
Resulta posible modificar en forma natural la composición en ácidos grasos (AG) de la grasa láctea o butirosa (GB) a través de la alimentación de la vaca. Ello permite incrementar la concentración de ácidos grasos protectores de la función cardiovascular y con efectos anticáncer.
La imagen de la grasa láctea merece ser revalorizada ya que la misma contiene ácidos grasos con propiedades altamente favorables sobre la salud.
Los ácidos grasos de la leche han sido el blanco de críticas de parte de los médicos debido a su contenido en ácidos grasos saturados capaces de elevar el colesterol llamado "malo". Este es un aspecto importante ya que según los hábitos alimenticios y el poder adquisitivo de la población los lácteos pueden aportar entre un 25 a un 60% del total de grasa saturada que un ser humano consume diariamente.

leche_2

A la luz de nuevas investigaciones la "mala" imagen de la grasa láctea debe reconsiderarse, ya que ciertos ácidos grasos que la componen, presentan propiedades reductoras del riesgo cardiovascular y también acción anticancerígena.
La grasa láctea contiene una amplia gama de ácidos grasos a saber:
• Ácidos grasos saturados, que representan de un 7 a un 10% del total de ácidos grasos. No aumentan el colesterol circulante ni afectan la función cardiaca.
• Un ácido graso saturado llamado ácido esteárico, que representa de un 10 a 15% del total de ácidos grasos en la leche y es considerado como neutro o aún con efecto positivo sobre la salud.
• El ácido oleico, también conocido como Omega 9, principal mono insaturado que representa de un 28-30% del total de ácidos grasos en los lácteos. Es un protector contra la aterogénesis debido a sus propiedades benéficas sobre la composición de los lípidos plasmáticos.
• Los ácidos grasos saturados contraindicados son los ácidos láurico, mirístico y palmítico, porque elevan el colesterol total y el colesterol malo (LDL) cuando son consumidos en exceso.
La grasa láctea contiene también ácidos grasos trans naturales (1-5 %) que deben diferenciarse de los ácidos grasos trans no naturales presentes en las margarinas.
Durante el proceso industrial de hidrogenación de aceites para obtener margarinas predomina el llamado ácido elaídico, cuyos efectos negativos sobre la salud (colesterol malo y enfermedades cardiovasculares) es un hecho aceptado.
A diferencia de las margarinas, en los lácteos predomina el ácido trans-vaccénico, que representa al menos un 50% del total de isómeros trans. Otros isómeros trans presentes en los lácteos como los ácidos linoleicos conjugados (CLA) parecen ejercer efectos positivos sobre la salud humana:
• Anticancerígenos (estudios in vivo e in vitro).
• Antiaterogénico (previene la aterosclerosis).
• Alteración de la repartición de nutrientes y el metabolismo de los lípidos.
• Antidiabéticos (diabetes tipo 2).
• Efectos positivos sobre la respuesta inmunitaria.
• Favorecimiento de la mineralización ósea.
Los resultados obtenidos en INTA Balcarce confirman que es posible enriquecer naturalmente en ácidos linoleicos conjugados a la leche cruda. La alimentación pastoril asegura valores de CLA en leche que al menos triplican a los obtenidos en sistemas con baja o nula participación de forraje fresco. Sin embargo, una alimentación pastoril podría no ser una condición suficiente para asegurar una alta concentración o una producción estable de leche con alto ácido linoleico conjugado sin recurrir a suplementaciones estratégicas con ácidos grasos insaturados (girasol, soja, lino, aceite de pescado). De esta forma se produce un cambio importante en el perfil de ácidos grasos de la leche incrementando su valor funcional sin afectar las propiedades de la leche.
La suplementación de la vaca con grano de girasol y con aceite de girasol, solos o combinados con aceite de pescado, permitió incrementar la concentración de CLA en un 144% en promedio. El aporte de aceite de pescado incrementó aún más (+37%) la presencia de este compuesto anticáncer llevándolo de 2.86 a 3.92 g/100g. Resultados equivalentes o aún superiores fueron obtenidos en leche de cabras.
Nuestros estudios en cuanto a la transferencia a productos lácteos confirman que la recuperación de los ácidos linoleicos conjugados, desde leche cruda a lácteos transformados (leche pasteurizada, mantecas, quesos, yogures, leche en polvo), es cercana al 100%.
Es de destacar la importancia para la cadena leche de trabajar en la obtención de productos naturales de alto contenido en compuestos anticancerígenos, a fin de optimizar la acumulación de este compuesto en los tejidos humanos y con ello su efecto protector. El consumo de este tipo de lácteos contribuiría a reducir los costos estatales en prevención de la salud pública.
Más información:
Web:http://www.inta.gov.ar/balcarce/info/documentos/ganaderia/bovinos/leche/grasabutirosa.htm
Contacto: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Compartir este Artículo en:

 
Biogenómica Nutricional
banner-kws
Últimos Comentarios
RSS
argentino.com.ar estamos en

Empresas en Argentina

Directorio Web

de Argentina

Guia Argentina

Anuncios

Círculo Amigos Todoar